Lichtenfels, su palacio y sus torres históricas

Lichtenfels

Lichtenfels es una pequeña ciudad que está en el estado federado de Baviera, en el centro de Alemania, que es capital del distrito del mismo nombre y en donde aún puedes ver muchas muestras de arquitectura histórica mientras disfrutas de una atmósfera muy tranquila.

Este lugar se encuentra en medio de las ciudades de Bamberg y Couburg, a poco más de dos horas en coche desde Munich, y se ha vuelto famosa a través de los años porque sus canastos, hasta el punto de ser considerada la capital de estos objetos en el país.

El centro histórico y los alrededores de esta ciudad tiene varias joyas arquitectónicas que vale la pena que visites en un recorrido por él. Uno de estos lugares es el Palacio de Lichtenfels que data del siglo dieciséis y que en la actualidad es uno de los sitios más representativos de ella, a pesar de que en el momento de su construcción no fue muy apreciado por los locales, quienes lo vieron como una fortaleza que estaba siendo creada para ejercer control sobre ellos.

Este lugar nunca fue utilizado como una fortaleza, sino que tuvo diferentes usos que influyeron en los diferentes estilos que se le fueron agregando y que puedes ver en la actualidad. El palacio, que está en Stadtknechtsgasse 5, fue un granero, una residencia, una bodega para guardar vinos y hasta un lugar para secar diferentes casas de hierbas; hasta que fue recuperado hace algunas décadas como uno de los lugares históricos de la ciudad.

En otras épocas, Lichtenfels tenía cinco torres de las cuales en la actualidad quedan sólo tres, siendo una de ellas la llamada Kronacher o la Torre de Arriba. En ocasiones puedes escuchar que nombran este lugar como la Torre Obere y es uno de los monumentos más representativos de esta ciudad, que data del siglo decimoquinto y formaba en otras épocas parte de las murallas locales.

Desde la parte exterior puedes ver que esta torre tiene un domo, que no estaba en su diseño original, sino que se le agregó durante el siglo diecinueve, y debajo del cual durante décadas vivió el vigilante de la torre. Esta parte representativa del horizonte de la ciudad tiene más de cuarenta metros de alto y es una de las partes de la muralla que mejor se conservan, siendo la favorita de muchos turistas.

Foto Vía: DES-ti

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Baviera


Deja tu comentario