Lochgefängnisse o Calabozos Medievales

Lochgefangnisse o Calabozos Medievales

A la ciudad de Núremberg, que está en el estado federado de Baviera, en el sur de Alemania, posiblemente la has escuchado mencionar más por sus convenciones Nazis y por su importancia tanto antes como durante la Segunda Guerra Mundial, pero este lugar en la actualidad tiene muchas cosas históricas y arquitectónicas que también te pueden interesar, porque es todo un destino turístico de la región.

En esta ciudad puedes encontrar varios lugares históricos que vale la pena que visites, entre los que te recomiendo el Lochgefängnisse o los Calabozos Medievales, que también son conocidos como «El Hoyo» y que se encuentran a sólo unos pocos metros de la plazoleta del Mercado Principal, cuando caminas desde allí como si te fueras dirigiendo hacia el reconocido castillo de la población.

Estos calabozos se encuentran en los sótanos embovedados que están debajo del Ayuntamiento Antiguo, que en otros tiempos también era un tribunal. En el siglo catorce, este lugar era utilizado como una facilidad de detención a donde los prisioneros eran llevados para esperar su juicio y la decisión de su castigo, y aún en la actualidad puedes ver sus pequeñas doce celdas que tienen dos metros por dos metros y donde metían a dos personas al tiempo.


Gato negro en los Calabozos de Nuremberg

Claro que ciertas de estas celdas estaban reservadas para crímenes particulares, por ejemplo en la número once puedes ver un gallo de color rojo que era el símbolo de los que provocaban incendios y en la número doce puedes ver un gato negro, que indicaba el delito de la difamación, por lo que estas dos eran utilizadas más como lugares de castigo para personas que habían cometido esas faltas.

En Lochgefängnisse en Núremberg también puedes ver un salón un poco más grande y más alto que es llamado «La Capilla» debido a su tamaño, en donde se encontraba la cámara de torturas, que era indispensable para aplicar la ley en aquellos días. En este lugar puedes ver algunos elementos que se utilizaban para aplicar ciertos castigos corporales a las personas que allí llegaban, algo muy normal en la justicia medieval.

A este lugar sólo puedes tener acceso durante los tours guiados que tienen una duración de veinte minutos y puedes ir todos los días de diez de la mañana a 4:30 de la tarde durante los meses de verano, de lunes a viernes a las mismas horas durante los meses de invierno y en las épocas del mercado navideño de nuevo todos los días, incluyendo fines de semana.

Foto Vía: duesenklipper

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Baviera


Deja tu comentario