Naturaleza protegida en el Parque Nacional Eifel

Parque Nacional Eifel

El Parque Nacional Eifel está ubicado en la parte norte de la región de este mismo nombre, muy cerca a la frontera de Alemania con Bélgica. Esta es una de las regiones favoritas para muchos turistas debido a sus paisajes de montañas bajas, a sus valles pintorescos y a los varios volcanes extintos que allí se encuentran. Allí puedes ver panoramas que se caracterizan por su naturaleza verde y sus aguas, por lo que muchos amantes de la naturaleza lo escogen como su destino principal.

Para llegar a este lugar lo más fácil es que llegues a poblaciones principales como Colonia, que está a 65 kilómetros de allí o Aquisgrán, que está a sólo cincuenta kilómetros. Y desde allí puedes alquilar un automóvil para dirigirte hacia allí.

Toda la naturaleza que puedes ver allí está protegida y esta fue la razón principal para su hacerlo, porque muchas especies que están allí solían estar en varios lugares de Europa Central, pero se fueron extinguiendo poco a poco.

Uno de los mayores atractivos del Parque Eifel es su red de senderos. Allí dispones de 240 kilómetros de caminos que están abiertos al público, de los cuales 104 pueden ser utilizados por ciclistas y 65 por aquellos que van a caballo. Y si vas allí en una época en la que está nevando, existen cinco kilómetros de caminos que son especiales para aquellos que quieran practicar el esquí Cross country.

Parque Nacional Eifel

Todos estos caminos están muy bien señalizados por lo que no te tienes que preocupar por perderte, porque es inusual que eso ocurre. Y si tienes un espíritu más aventurero te recomiendo ir al Camino de la vida salvaje, en el que puedes visitar la mayoría de paisajes del lugar en caminatas de un día, durante cuatro días. En él puedes ver riscos, árboles gigantes y otras características naturales que harán que no olvides esa experiencia.

Este Parque Eifel también ofrece regularmente tours guiados gratuitos por un guardabosques experimentado y puedes escoger entre al menos ocho diferentes cada semana. En el camino, el guardabosque no sólo te contará acerca de las cosas que estás viendo, sino que también escucharás historias y anécdotas que han ocurrido allí. Además allí puedes disfrutar de tours en diferentes idiomas, algunos con lenguaje de señas, otros donde puedes ir en bote y hasta en caballo, así que la diversión está garantizada.

Foto 1 Vía: Christian Hilberath
Foto 2 Vía: Gabriele Delhey

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Naturaleza en Alemania, Rutas Turísticas


Deja tu comentario