Descubriendo Bielefeld, en Renania del Norte

Bielefeld

Esta ciudad de Renania del Norte-Westfalia, es la más grande de la región de Westfalia; forma, junto con Gütersloh y Herford, una importante área metropolitana y es una de las veinte ciudades más importantes de Alemania.

Las investigaciones arqueológicas han permitido determinar los primeros asentamientos humanos en el  1.000 a.C., lo cual demuestra que ya nuestros más remotos antepasados se vieron conquistados por la belleza del lugar. Sin embargo la nueva ciudad comenzó a desarrollarse a partir de la construcción del Castillo de Sparrenburg después de 1240.  En 1666 se descubrieron aquí propiedades medicinales de sus aguas y desde entonces es conocida como un destino saludable.

De tradición industrial relacionada con la hilandería, la metalurgia, y la alimentación, aquí se construyó en 1930 la famosa “Rudolf Oetker-Halle”, una sala de conciertos de renombre internacional por su acústica. Aún se conserva el edificio de la Spinnerei Ravensberger, gigantesca fábrica de hilados que actualmente alberga muestras de arte y artesanías.

Bielefeld combina las ventajas de una ciudad con las oportunidades de ocio y relajación que promete el contacto con la naturaleza, ya que se halla al borde del Bosque de Teutoburgo.

Apenas lleguemos a la ciudad, el Centro de Información al Turista nos proveerá de folletos y guías informativas como por ejemplo los lugares que se pueden recorrer a pie, y podremos encontrar también una amplia gama de servicios como reservas de hotel, venta de entradas, tienda de recuerdos, tarjetas y libros.

Por su excepcional ubicación, Bielefeld está perfectamente conectada con el resto de Alemania y con toda Europa; por aire, ya que está cerca de varios aeropuertos y aeródromos, por tren, carreteras que la conectan con Amsterdam por ejemplo; pero además posee una excelente red de transporte público, tranvías y autobuses que nos llevarán a todas partes.

Hay mucho para ver y hacer en Bielefeld, como por ejemplo La Noche de los museos y galerías de arte en el mes de abril, el festival de Sparrenburg con su mercado medieval en julio o la Fiesta del Vino en septiembre. La ciudad alberga once museos y un rico programa para todo el año, de exposiciones permanentes y especiales.

Sus teatros ofrecen producciones de alto nivel atrayendo al público no solamente local sino de las ciudades vecinas y a veces bastante lejanas; la sala Rudolf-Oetker ofrece conciertos de música clásica y en la Stadthalle se realizan conciertos internacionales, así como eventos culturales en el Parque Ravensberg. También están sus atractivos naturales, como sus 4.800 hectáreas de bosque o 580 Km. de senderos para caminar.

Foto vía: Arminia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Bielefeld


Deja tu comentario