Rennsteig, mítico camino en el centro de Alemania

Rennsteig

El Rennsteig es un camino y la frontera entre el Bosque de Turingia, las Tierras altas de este mismo estado y el Bosque de Franconia, en el centro de Alemania. Esta ruta fue una de mensajería en la Edad Media y durante las épocas del Imperio Alemán, fue el camino más transitado a pie, asó como el símbolo de la unidad alemana. En la actualidad esta ruta sigue siendo muy utilizada para caminar y conocer esta parte del país.

En el siglo diecinueve, esta ruta llevaba a los caminantes por más de una docena de pequeños estados, y en 73 kilómetros de los 168 que lo componen conformaban una frontera, mientras que el resto pasaba por lugares de mucha importancia. Por este camino puedes conocer varios lugares de importancia geográfica en Alemania como son los ríos Werra y Saale.

Además de corrientes de agua, en el Rennsteig también puedes alcanzar los picos del Bosque de Turingia, así como de las Montañas de Turingia hasta el punto en el que llegan a la parte norte del Bosque de Franconia. Una gran cantidad de senderistas que lo recorren aseguran que es como si estuvieran caminando en la cima del mundo, lo que en realidad es el sueño de muchas personas.


Rennsteig

Este camino aún es considerado por muchas personas como uno de los caminos míticos que se deben recorrer en Europa, pero además de su importancia histórica y de los años que tiene de estar siendo recorrido, este lugar te ofrecerá muchas cosas de gran hermosura con sus escenarios naturales que son inspiradores de romanticismo y de sueños.

Pero este lugar no lo debes recorrer sólo caminando, ya que paralelo al Rennsteig existe un camino para bicicletas en el que también puedes conseguir observar los panoramas de exuberante naturaleza que allí se encuentran. Si tienes un alto nivel físico o si simplemente quieres retarte, te recomiendo que recorras los primeros treinta kilómetros, en Eisenach, y los quince kilómetros finales en Blankenheim.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rutas Turísticas


Deja tu comentario