Placeres gastronomicos en Langen

Langen

Esta pequeña localidad se está convirtiendo en la “meca” del turismo gourmet.  Cercana a populosas ciudades y al aeropuerto internacional de Meno, el tercero más grande de Europa, ha conseguido mantenerse como una tranquila villa en la cual disfrutar de su hospitalidad y buenos restaurantes.

Para comenzar, Langen es la cuna de la bebida local, una sidra de manzana llamada Ebbelwoi, que celebra su fiesta en el mes de junio. Los habitantes de la villa y de ciudades cercanas como Frankfurt se acercan para disfrutar de las actividades programadas y beber todo lo que deseen, pues de la antigua fuente ubicada frente a la iglesia mana sidra en vez de agua durante los cuatro días que dura la fiesta.

Por otra parte, en Langen se ha instalado el chef Juan Amador, uno de los primeros cocineros alemanes que trabaja con físicos y químicos del Centro de Transferencia de Tecnología de Bremerhaven aprendiendo acerca de la cocción y el sabor para aplicarlo a sus preparaciones con un estilo completamente vanguardista.

Como hijo de españoles, este destacado cocinero reinterpreta la cocina clásica vasca, catalana y francesa, y su presencia en Langen ha atraído a muchos otros chefs y emprendedores, generando una abundancia de buenos restaurantes y bares acogedores en la villa, donde se pueden saborear platos típicos y cocina internacional.  En Langen hay además muchas cafeterías, heladerías y tabernas ajardinadas donde, en las noches más cálidas, se puede disfrutar de la sidra típica al aire libre.

Cosas para hacer: disfrutar del Parque Acuático, con sus grandes piscinas y toboganes, césped, playa de voley y servicio de bar; ir al balneario del lago Waldsee que tiene instalaciones para camping y deportes, un pequeño puerto deportivo y pesquero y playa nudista. Recorrer la Bahnstraße, principal avenida comercial que une la estación de trenes con la plaza Martín Lutero, que un domingo al año se transforma en peatonal con todas las tiendas abiertas.

Lugares para ver: el Palacio Wolfsgarten, del siglo XVIII, de donde salían las partida de caza organizadas del conde de Hesse-Darmstadt; actualmente tiene un precioso parque en el cual florecen los rododendros en el mes de mayo y abre sólo dos fines de semana en mayo para verlos. El casco antiguo de la villa, con la arquitectura típica de la región  a los lados de estrechas callejuelas y alrededor de la iglesia Stadt, que fue inaugurada en 1883, cuando la villa de Langen adquirió su status de ciudad.

Foto: Municipio de Langen

Imprimir

Categorias: Gastronomía alemana


Deja tu comentario