Solingen, ciudad con alma de acero

Solingen

Solingen es una pintoresca y modesta ciudad renana que conserva casi intacto su aspecto medieval. Ubicada en la región de Renania del Norte-Westfalia, es conocida internacionalmente por la calidad de sus aceros y su metalurgia de precisión; aquí se fabrican los mejores cuchillos, instrumentos quirúrgicos y tijeras del mundo.

Precisamente visitaremos Klingenmuseumm, un museo de importancia internacional que nos introducirá en el brillante mundo de este metal que se trabaja desde hace generaciones y donde se han fabricado desde espadas hasta pequeños cuchillos para uso cotidiano.  Solingen, perteneciente al sector administrativo de Düsseldorf, ganó tal reputación que era sinónimo de acero de calidad y aunque su producción ya no es la del pasado, los productos Solingen permanecen en los hogares y talleres que los adquirieron.

Las colecciones del Museo se iniciaron en 1904 y abarcan aspectos tan interesantes como la historia de las armas, la historia de las hojas de corte, la cultura del comer desde los principios de la Edad de Bronce hasta la moderna cubertería actual, conformando la colección más grande del mundo en su clase.

Respecto de la colección de armas se destacan gran cantidad de piezas artesanales y otras bastante raras, como espadas de bronce de Irán y actuales espadas ceremoniales.

Alberga la colección Dr. Klaus Marquardt, una de las mejores del mundo de cuchillería europea con objetos de más de ochocientos años y otros curiosos como barrocas cucharas de plata de Alemania y utensilios para viajes de marfil. La muestra se complementa con elementos gráficos y cubiertos utilizados por ricas familias europeas con símbolos religiosos, profesionales, artísticos o eróticos.

También se muestra la habilidad y creatividad desplegada por los artesanos en la fabricación de los mangos que combinaban con el metal: hueso, cuerno, nácar, porcelana, oro, bronce, esmalte, piedras semipreciosas, destacándose las tallas en marfil, ámbar y madera como verdaderas esculturas.

El  Klingenmuseumm, o Museo del Acero, se encuentra en el casco histórico de la ciudad de Solingen, en un antiguo monasterio agustino fundado en 1185 por la condesa Elizabeth, abadesa del convento y que funcionó hasta 1803.  En 1686 un terrible incendio casi acabó con la ciudad y el monasterio, que fue reconstruido en 1717 pero inició un tortuoso camino, con nuevas devastaciones, usos militares y sociales hasta albergar el archivo de la ciudad.

En 1990 se renovó totalmente para albergar al Museo del Acero, reconstruido por el prestigioso arquitecto alemán Josef Paul Kleihus, preservando la rica historia y memoria del edificio.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Solingen


Deja tu comentario