Nektar, un lugar diferente para comer en Munich

Nektar

Salones totalmente colmados de color y personalidad, arte, música y mucha moda, todo ello con exquisitos platos, hacen de la experiencia de una comida en Nektar, algo totalmente diferente a los restaurantes tradicionales de Munich. Cada salón está rodeado de una energía particular, que se transmite sin lugar a dudas a través de una decoración absolutamente impresionante.

Le Salle Blanche
El restaurante, totalmente en blanco en su decoración, ofrece luego distintas tonalidades de rojos, fuccias y azules, dependiendo de la combinación de luces fluorescentes que acompañen el momento. Con una capacidad de hasta 120 comensales, las comodidades para cenar son también de un estilo diferente, ya que en lugar de mesas y sillas, la decoración está hecha con grandes y espaciosos sofás/camas y pequeñas mesas al estilo “desayuno en la cama”, que otorgan a la experiencia un toque único.

Le Salon Orange
Con una ambientación retro de los años 60, en contraste absoluto con la “pureza” de Le Salle Blanche, este espacio es el indicado para compartir un trago con amigos y disfrutar de la música que la banda Der Gelbe Raum ofrece todos los jueves y sábados.

Nektar

Nektar tiene una atención especialmente enfocada al cliente, por lo que cada comensal es registrado de forma que en su segunda visita recibirá inmediatamente aquello que sea de su preferencia: la mesa que más le gusta, el vino indicado, etc.. Para ello, aunque no lo crean, el lugar utiliza un escáner de mano, que lo identificará en segundos.

Un lugar de última moda en la noche de Alemania, que no deberían perderse aquellos acostumbrados a destinos de alta calidad o que les gusta recorrer el circuito “fashion” de cada ciudad, que tienen interés en ver y en ser vistos.

– Información práctica:

  • En cuanto a las comidas, se puede optar por menús fijos a 49 € o elegir las delicias de la carta.
  • El restaurante, ubicado en Stubenvollstrasse 1, abre todos los días a partir de las 19:00

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Munich


Deja tu comentario