Comer y beber en la ciudad de Hannover

JARDINES REALES HERRENHAUSEN

Para comer en Hannover lo tienes fácil. El restaurante Broyhanhaus se encuentra en el centro del casco antiguo de la ciudad y allí, a parte de disfrutar del lugar, podrás degustar las especialidades de la región de la Baja Sajonia que están basadas en las salchichas, el cerdo ahumado, tocino, cebollas y patatas hervidas. Comida algo pesada pero deliciosamente cocinada y combinada de forma diferente según la época.

En esta época del año yo os aconsejo de primero “Hochzeitssuppe”, una sopa a base de espárragos, albóndigas y huevo fileteado, de segundo, “Calenberger Pfannenschlag”, morcilla de carne de ternera y, de postre, “Welfenspeise”, una deliciosa crema. Todo esto acompañado, por supuesto, de una buena cerveza y un “Klarer” lo que llamamos aquí chupito digestivo.

También hay muchos restaurantes internacionales, italianos, griegos, turcos, mexicanos y chinos. Alberto’s y Da Lello son buenos lugares de pasta; Pier 51 para los que os gusta el pescado bien hecho. Pero si lo que quieres es comer algo rápido, tienes que dirigir tus pasos a Markthalle en la esquina de Leinstrasse y Karmarschstrasse, donde podrás encontrar todo tipo de Fast food.

No te pierdas las cervecerías de la zona centro, donde una Gilde ó una Herrenhausen, cervezas típicas del lugar harán que tu comida se complemente a la perfección. El mejor lugar para ello es Brauhaus Ernst August en la calle Schmiedestrasse, que hace una gran cerveza llamada Hannoverersch.

Si buscas precio y calidad te aconsejo el bar Uni Biergarten en la plaza Konigsworther, al noroeste de la ciudad. En verano se prodigan las tradicionales “Biergärten” ,cervecerías al aire libre, y las terrazas de los numerosos cafés.

Una vez llenados los estómagos y colmados los espíritus, hay que relajarse y hacer que nuestra alma se expanda en lugares que han sido creados para eso. En Hannover los tienes, y los más famosos y espectaculares son los jardines reales de Herrenhausen, una versión germana del Versalles francés situado 4 kilómetros al noroeste de la parte céntrica por lo que tendrás que tomar mi querido U-Bahn 4 o 5 desde el centro de la ciudad.

Antigua residencia rural de verano de la alta aristocracia germana se compone del Gran Jardín, el Jardín de Montaña, el Jardín de Jorge y el Jardín de los Güelfos, conjuntando en un mismo lugar las tendencias estilísticas más importantes dentro de la jardinería; jardín barroco francés, el jardín paisajístico inglés y el jardín botánico. Entre laberintos, fuentes sincronizadas de agua y juegos de luces en las noches de verano podrás disfrutar de la música y el teatro en sus tradicionales festivales.

Si te sobra algo de tiempo, debes visitar el popular lago artificial de Hannover, el Maschsee, donde uno puede nadar, alquiler botes, bicicletas de agua o simplemente tomar sol. Para llegar hay que tomarse el ómnibus 131 que va desde Sprengelmuseum a Machsee.

Y hasta aquí una visita fugaz por Hannover. Hay más cosas que ver pero en estos tres capítulos hamos visto lo más indispensable teniendo en cuenta el poco tiempo disponible. En otros artículos os mostraré con más profundidad mas cosas de esta histórica ciudad.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomía alemana, Hanóver


Deja tu comentario