Enamórate de Goslar, en Baja Sajonia

Goslar

Goslar, ciudad del estado federado de Baja Sajonia, no podría estar ubicada en un lugar más privilegiado. A los pies de la sierra del Harz esta ciudad es el punto de partida perfecto para conocer la cadena montañosa. Pero además, posee tesoros incalculables como las Minas de Rammelsberg, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por tanto, estamos ante una de las ciudades más destacadas de esta parte del país, siendo además uno de los lugares favoritos por los propios alemanes para relajarse en los días de fiesta; y es que aquí se respira historia y belleza a partes iguales.

¿Qué hace tan especial a Goslar? Para empezar, su casco antiguo, un lugar repleto de casas medievales y de edificios renacentistas que nos hablan de una urbe importante en siglos anteriores. Aquí, en el casco antiguo de Goslar, encontramos edificios como el ayuntamiento gótico, lugares como la Marktplatz o atracciones como la sala del Homenaje decorada en 1510.

Las casas de entramados de madera son quizá una de las atracciones más importantes de la ciudad, destacando algunas como las casas del gremio de los panaderos y las casas renacentistas, que además están decoradas con azulejos en abanico.

La plaza del mercado es impresionante. En ella encontramos el Kaiserworth y el ayuntamiento, siendo estos los edificios más importantes de la misma. Asimismo, en el centro de la plaza encontramos una fuente con dos pilas de bronce rematadas ambas por águilas imperiales.

El Ayuntamiento es el edificio más importante de esta zona de la ciudad, con una planta baja del siglo XV que se abre sobre la plaza del mercado con un gran pórtico de arcos apuntados. Encontramos también una gran escalera exterior que nos conduce a la sala de honor ubicada en la primera planta.

La sala del homenaje fue habilitada como sala del Consejo Municipal, y aunque es más antigua, la decoración que vemos actualmente data del 1510. Destacamos los revestimientos de madera barrocos en los que podremos ver efigies de emperadores romanos así como las figuras de profetas y evangelistas en el techo.

Goslar también cuenta con palacios, en concreto el Palacio Imperial de Goslar. Se trata de un lugar construido en el siglo XI y remodelado en el siglo XIX. Este lugar es capaz de mostrarnos la importancia que atesoró la ciudad antaño.

Finalmente, es completamente necesario hablar del macizo boscoso del Harz, un lugar de gran belleza natural surcado por numerosos ríos, los encargados de suministrar agua a las comarcas cercanas. Es el lugar ideal para hacer una ruta de senderismo; y es que entre otros, cuenta con el Brocken, una cumbre con unos 1142 metros de altura, lugar mítico en el que según las leyendas las brujas celebraban sus rituales.

Otros cosas que hacer en las cercanías:

Foto vía:   michaelberlin

 

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Baja Sajonia


Deja tu comentario