Un paseo por el Parque Nacional de Harz

Einhornhöhle

Por todos es sabido que Alemania cuenta con grandes extensiones de reservas naturales de gran belleza. Por ejemplo, encontramos el Parque Nacional de Harz, en la Baja Sajonia, un hermoso parque explotado turísticamente desde 1994 que nos ofrecerá un interesante recorrido por una de las zonas más hermosas de Alemania.

Con una extensión de más de 150 kilómetros cuadrados de boques, laderas, valles y ríos, este Parque Nacional da cobijo a especies como el mirlo, la cigüeña negra, el halcón peregrino y el lince. Este último animal es de gran importancia en el Parque, pues lo cierto es que se extinguió en los montes de Harz al principio del siglo XIX pero en 1999 comenzó un ambicioso proyecto para poder repoblarlo.

Se trata de un lugar lleno de opciones; y es que aquí, las rutas son muchas. Podemos pasear por varias zonas descubriendo algunos de los tesoros ocultos del Parque Nacional de Harz, como por ejemplo el Brocken, o lo que es lo mismo, una montaña de 1,145 metros sobre el nivel del mar, la más alta de la Sierra de Harz. Esta montaña, concretamente su pico, es bastante captada por los amantes de la fotografía; y es que pasa de septiembre a mayo nevada, siendo así una imagen recurrente en las fotografías de los turistas.

Podemos adentrarnos en diferentes grutas llenas de estalactitas, pues en este parque hay una serie de cavernas repletas. Pero además, podemos acercarnos a la conocida como Einhornhöhle, o lo que es lo mismo, la Cueva del Unicornio, un lugar que cuenta con leyendas e historias relacionadas con este animal mitológico.

La cueva del unicornio es la más grande de Harz y fue descubierta relativamente pronto, durante el medievo. Por aquel entonces, concretamente en el año 1541, se observaron unos huesos enterrados en la misma, huesos que se identificaron con los de un unicornio, de ahí que la cueva se llame de esta forma. Durante ese tiempo, los huesos fueron machacados y usados para elaborar ungüentos médicos, pensando que un unicornio mágico debía tener también huesos mágicos. Desgraciadamente los estudios modernos demuestran que los unicornios no habitaron esta cueva. Así, los huesos que se encontraron y se han ido encontrando en otras excavaciones, pertenecen a otros animales.

No obstante, hay que reconocer que la importancia de estos huesos es bastante, pues lo cierto es que pertenecen a unas 70 especies de bestias antiquísimas, desde mamuts, antiguos osos de las cavernas o leones antiguos. Sin duda una fuente de conocimiento inagotable para conocer un poco más sobre determinados animales que moraban estas tierras mucho antes que los propios humanos.

Otros lugares naturales de interés:

Foto vía:   jensunterwegs

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Baja Sajonia, Naturaleza en Alemania


Deja tu comentario