Biergarten, el jardín de la cerveza en Baviera

Biergarten

Ahora que llega el buen tiempo los fines de semana son el momento ideal para coger la bicicleta e irnos a un biergarten… ¿Cómo?, ¿que no sabéis lo que es un biergarten? Pues es muy sencillo, su nombre mismo lo indica: bier = cerveza, garten = jardín. El jardín de la cerveza, o más bien una enorme terraza con sillas y mesas de madera que se convierte en una de las principales atracciones durante el verano bávaro.

¿Habéis visto alguna vez por televisión o en fotografías a los alemanes bebiendo cerveza en grandes jarras y acompañados de las típicas salchichas? Pues posiblemente estén en un biergarten, claro. Lo normal es que todo el mundo traiga de casa la comida (se suele venir en bicicleta), se siente en las mesas y pida cerveza. Si entre los meses de mayo y octubre veis por la mañana que hace buen tiempo, encontraréis el buen ambiente en cualquier biergarten.

En Munich, por ejemplo, la tradición de ir a un biergarten es casi un rito sagrado. Tiene su origen en el siglo XVI y desde entonces allí se reúnen los amigos y la familia. Algunos de estos biergarten son enormes, con capacidad para más de mil personas. Sin ir más lejos el más grande de Europa es el biergarten situado en Koniglicher Hirschgarten (el Jardín Real de los Ciervos) que puede albergar a más de ocho mil personas.

En la oficina de turismo de Munich podéis encontrar folletos con los mejores biergarten de la ciudad, ya que hay muchísimos. Tal vez quien os informe os dará también las cuatro premisas básicas que debéis conocer de estos lugares:

  1. Las mesas se comparten tanto con gente conocida como no conocida. Si al llegar no encontráis mesa libre pero sí asientos, no os preocupéis y sentaros. A nadie le incomodará ni le resultará extraño.
  2. La única obligación de un biergarten es comprar la cerveza en el local. Se paga la bebida y una fianza de tres euros por la jarra (también se venden otras bebidas, claro)
  3. La comida se trae de casa, aunque en cualquier biergarten también encontramos lo esencial: codillo, salchichas, ensalada de patatas, quesos, etc…
  4. Las jarras han de devolverse, aunque antes se haya pagado una fianza de tres euros

Un último detalle, ¿porqué ir en bicicleta? Cuando llevéis varias jarras de cerveza encima os daréis cuenta del porqué. Más vale volver a casa haciendo eses con la bici que con el coche, ¿no?

Foto Vía Valley Pond

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Baviera


También te interesará...

Deja tu comentario