Leberknodel, plato típico en Baviera

Leberknodel

Puedes degustar platos de la gastronomía de Alemania en cualquier país de habla germana. En muchas ciudades de Austria o Suiza, por ejemplo, los platos típicos son casi los mismos que podemos probar en suelo alemán. En algunos casos solo cambia el nombre o uno o dos ingredientes, pero la esencia es casi idéntica.

Esto mismo es lo que sucede con nuestra recomendación gastronómica de hoy. Los leberknodel se pueden comer fácilmente tanto en Alemania (sobre todo la zona de Baviera), Austria, el Palatinado y algunas zonas de la República Checa. En esta ocasión cambia sustancialmente el nombre, ya que los checos conocen este plato como jatrove knedlicky y en el Palatinado como lewwerknepp.

Este plato se elabora de forma artesanal con carne de hígado de ternera, que se pica hasta formar una pasta. Esta se mezcla con pan duro remojado y perejil formando una pelota (al estilo de las albóndigas) que se puede cocinar de diferentes maneras. Cada pueblo, región o país lo prepara de una forma diferente. Ya sabéis que para gustos…

En el caso alemán que nos ocupa, en Baviera suelen hacer los leberknodel fritos (al igual que en Salzburgo) y van acompañando principalmente a alguna sopa. Sin ir más lejos en algunos restaurantes veréis la leberknodel suppe, que es una de las sopas más típicas de la región bávara. Una sopa que también podéis encontrar en lata en cualquier supermercado para preparar fácilmente en casa.

– Ingredientes

  • 2-3 panes que hayan quedado de días anteriores
  • 200 gramos de hígado de ternera
  • 1 cebolla y perejil finamente picado
  • 30 gramos de mantequilla y un huevo entero
  • sal, pimienta y mejorana al gusto
  • 1 cucharada de harina y 4 de pan rallado

– Elaboración

Se corta el pan duro y se remoja en agua, moliendo luego todo en un triturador de carne con los 200 gramos de hígado de ternera. A continuación se dora la cebolla y el perejil finamente picado en 30 gramos de mantequilla. Se le agrega un huevo entero, sal, pimienta, mejorana, una cucharada de harina y cuatro de pan rallado, y se mezcla todo con el hígado moviéndolo muy bien. Por último se deja reposar durante un cuarto de hora, se forman las bolas y se cocina en caldo hirviendo durante un cuarto de hora.

Así ya tendremos preparados nuestros leberknodel.

Foto Vía Academic

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomía alemana


Deja tu comentario