El Puente Carlos Teodoro en Heidelberg

Puente Carlos Teodoro

La ciudad universitaria más antigua de Alemania. Con esto creo que ya queda dicho todo de Heidelberg, pero no. Hay mucho más que añadir, mucho más que visitar en este enclave a orillas del río Neckar. El centro histórico, el castillo, el Paseo de los Filósofos, su antigua universidad…

… y el Puente Carlos Teodoro, el puente de piedra que a lo largo de los siglos se ha convertido en uno de sus grandes símbolos. Lleva el nombre del Príncipe Elector Carlos Teodoro, quien ordenó su construcción en 1786 en el mismo lugar en el que antes había estado situado un puente de madera del siglo XIII (una inundación se lo llevó por delante en 1784).

Este puente de piedra arenisca roja cuenta con nueve arcos. Cada día lo cruzan miles de turistas para contemplar una de las mejores panorámicas de la ciudad. Durante su recorrido se aprecia perfectamente la silueta del castillo, uno de los principales monumentos de Heidelberg, y toda la naturaleza circundante. En invierno, cuando la nieve lo cubre todo, es una estampa realmente fascinante.

Muchos son los elementos llamativos que rodean este puente. Antes de acceder a él atravesaremos la imponente Puerta de Carlos, antigua puerta que formaba parte de las murallas de Heidelberg. Junto a esta puerta se halla la pequeña estatua de un mono. Hay que cumplir con la tradición: si lo tocas tendrás buena salud y volverás a la ciudad. A pesar de que hay muchas otras estatuas más grandes a su alrededor, la que se lleva más fotos, curiosamente, es la del mono.

Un último detalle: si queréis tener unas buenas vistas de este puente os recomiendo que os situéis en el Paseo de los Filósofos o en lo alto del castillo Desde allí le podéis hacer una buena fotografía.

No os podéis ir por tanto de esta ciudad tan romántica e histórica sin cruzar por el Puente Carlos Teodoro, el Puente Viejo para llamarlo de forma más popular.

Foto Vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Heidelberg


Deja tu comentario