El campo de concentración de Buchenwald

campo de concentración de Buchenwald

Cerca de la ciudad de Weimar, en la colina de Ettersberg, encontramos uno de los campos de concentración más grandes de todo el territorio alemán, Buchenwald. Este enorme campo permaneció en funcionamiento desde 1937 hasta 1945, momento en el que fue utilizado por las autoridades de ocupación soviéticas para crear un campo de internación, el NKVD Campamento Especial No.2.

En la época nazi el campo albergó hasta 250.000 personas, que venían de diferentes puntos de Europa. De todos se estima que morirían unos 56.000 prisioneros, 11.000 de ellos judíos.

Cabe destacar que en este recinto se realizaron experimentos horribles que mataron a muchos de los allí confinados. Entre estos destaca la infección por tifus o la de la tuberculosis, con el fin de probar vacunas. Además, uno de los doctores de las SS, Carl Vaernet, comenzó una serie de brutales experimentos con los que aseguraba podría “curar” a todos los prisioneros homosexuales.

El campo hoy ha sido convertido en un gran recordatorio. Un escenario que intenta mantener con vida un horrible episodio de la historia del hombre. Sin duda alguna una experiencia sobrecogedora.

Este complejo está completamente rodeado de bosque, y a día de hoy conserva varios de los edificios originales. Aquellos que vieron los horrores de una represión brutal. Destacan así la casa que funcionaba como crematorio, lugar en el que podemos observar grandes montacargas que funcionaban para subir los cadáveres hasta los hornos.

Dicen de estos cuerpo que antes de ser completamente carbonizados pasaban un minucioso examen en el que se les extraían las piezas de oro dentales, así como órganos que luego eran utilizados para esos inhumanos experimentos.

Cabe destacar que aquí no había cámara de gas, esto es debido a que el recinto no era un campo de concentración más en el que se buscaba la exterminación. Aquí se pretendía usar a los prisioneros como cobayas humanas para otros fines. Así, encontramos lugares como “el establo”, en este lugar (decorado como una consulta médica) llegaban un tanto desorientados los prisioneros, prisioneros que serían ejecutados.

Allí eran conducidos a un muro, se les decía en todo momento que era un reconocimiento médico y que debían tomar sus medidas. Una vez el preso se giraba le disparaban un tiro en la nuca.

Aun así, la mayoría de los muertos de este campo no lo hicieron por los experimentos. Los trabajos forzados eran tan duros que muchos de ellos morían simplemente por agotamiento; y es que aquí negarse a trabajar ya significaba de por sí morir.

Un tipo de visita alternativa y necesaria. Necesaria para poder recordar los crímenes que la despiadada naturaleza del hombre puede llegar a cometer en ocasiones.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: Lasegundaguerra

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Rutas Turísticas, Weimar


También te interesará...

Deja tu comentario