La sedosa y aterciopelada ciudad de Krefeld

Stadtwaldhaus en Krefeld

Esta ciudad ubicada en la región de Renania del Norte-Westfalia, en la orilla occidental del Rin, nos espera con muchísimas sorpresas y bellezas naturales y monumentales, como su industria textil, museo, el Castillo Linn, el zoo y jardín botánico, la montaña de Hülser y la actividad cultural.

La prosperidad de esta villa medieval fundada en el siglo XIV comenzó  con la llegada de un grupo de familias menonitas en el siglo XVII, que trajeron la cultura textil del terciopelo y la seda, y aunque actualmente  existen otras industrias, Krefeld conserva el nombre y la fama de ser una ciudad tan suave como esos tejidos que producía.

Krefeld, uno de los destinos turísticos escogidos por los viajeros de bajo presupuesto, nos espera con un interesante centro comercial y muchos eventos relacionados con el comercio y la moda, como los sábados de Krefeld, o el espectáculo de moda en la calle más grande del mundo; mercados y mucho más, acompañado con una oferta cultural y de ocio para todos los públicos.

El fuerte de estos espectáculos está en el panorama teatral, los museos al aire libre como el Kaiser Wilhelm Museum Haus Lange, o el Esteres Haus, el Museo Alemán de Textiles, el Castillo Linn, la muralla de casa y la casa-museo con su colección de arte popular; la Casa de la Cultura de la Seda y un trencito histórico a vapor. Si les gustan los deportes, entonces encontrarán pistas de patinaje sobre hielo, hipódromo, campos de golf, el Parque Elfrather con su lago y la posibilidad de realizar deportes acuáticos, y la sala de entretenimiento König Palast.

La ciudad tiene muchos parques y jardines que fueron creados entre los siglos XVIII y XIX, donde actualmente se puede disfrutar de la naturaleza y practicar senderismo o ciclismo, como por ejemplo el Krefelder Stadtwald, que era un bosque de 170 ha. donado a la ciudad por el fabricante de sedas William Deus en 1897 y luego se transformó en el parque más grande de los suburbios de Krefeld.

En 1930 fue remodelado por el arquitecto Ludwig Mies van der Rohe, del movimiento Bauhaus, con dos casas que albergan muestras de arte contemporáneo y la población vegetal y animal distribuida entre los bosques protegidos, la zona de fractura de la montaña Hülser, el  Egelsberg y el Jardín Botánico.

Es muy fácil llegar Krefeld, por las carreteras A44 y A57; también por ferrocarril, cuyas estaciones cercanas de Duisburg, Düsseldorf y Colonia garantizan la conexión con la red ferroviaria internacional. Se encuentra muy cerca del aeropuerto internacional de Düsseldorf y el puerto del Rin en Krefeld-Linn es el punto de contacto para la red de vías navegables.  Si la idea es quedarse, encontrarán una buena oferta hotelera con establecimientos para todos los presupuestos.  Comer no será problema, ya que hay buenos restaurantes tanto en la ciudad como en los alrededores.

Foto: DER UNFASSBARE

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Krefeld


También te interesará...

Deja tu comentario