Las aguas medicinales de Suderode

Suderode

La región del Harz guarda sorprendentes riquezas; de hecho el Harz se eleva en medio de la llanura y es la montaña media más alta al norte del Meno, despertando el interés de científicos y aficionados con sus formaciones geológicas y vegetales, como los impresionantes bosques de hayas, cedros y abetos rojos y es una fiesta para los sentidos en cualquier época del año.

Precisamente aquí se encuentran los Suderode, unos manantiales de aguas ricas en sales de calcio sobre las rutas turísticas del Románico y del Entramado. Es un rincón maravilloso, de suave luminosidad, vientos calmos y soles tranquilos. Las aguas de Suderode son muy valiosas desde el punto de vista medicinal, ya que se encuentran entre las más ricas en calcio de toda Europa. Esto ha permitido el desarrollo de una importante infraestructura turística, como casas de huéspedes, senderos, lugares de reposo y espectáculos para los turistas.

Es muy fácil llegar, a través de las carreteras A7, A14, B6, B82, B185, por tren o autobús, y además es uno de los destinos turísticos elegidos por los viajeros con muchas ganas de conocer pero de escasos recursos. Aprovechemos nuestra estancia en el balneario de aguas medicinales de Suderode para conocer un poco los alrededores:

Antigua iglesia romana: es el edificio más antiguo de la ciudad, de la época románica, bien conservado; actualmente se realizan conciertos, conferencias, y exposiciones.

Arquitectura típica: el clásico entramado y tallado en madera de las casas nos cuenta la historia de tiempos pasados; aleros laterales, balcones y terrazas cuidadosamente restauradas en estas mansiones del siglo XIX actualmente acondicionadas como casas de huéspedes. Estos ornamentos se debían a que en aquélla época se consideraba poco exquisito exponerse al sol.

Torre de Prusia: Es una torre de madera que se puede visitar, a la cual conducen varios senderos ascendentes no demasiado difíciles y es el camino más corto para llegar al mirador del balneario, cerca de la fuente Behringer.

Templete Behringer: Las explotaciones mineras de sal, que se bombeaba desde pozos cavados en la roca, fueron la base para el desarrollo de Suderode; estas antiguas minas datan de 1179, pero en 1827 Suderode era todavía una pequeña y desconocida aldea. En 1934 la Behringer construyó este templete que es el símbolo del balneario, y señala el punto de partida para excursiones a pie; alberga una fuente y aquí se realizan los conciertos de verano.

Estación de vía estrecha: se creó en el siglo pasado para transportar los recursos forestales e industriales y para promocionar el turismo que recién comenzaba. Las trazas del ferrocarril de vía estrecha del Harz comprenden actualmente tres direcciones, el Harzquerbahn, Selketalbahn y Brockenbahn que se eleva 1142 m sobre el nivel del mar.

Desde Suderode se pueden conocer también otros lugares, como las excursiones al Selketalbahn o la ciudad de Quedlinburg, de madera, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Foto vía: Schascha

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Otras ciudades de Alemania, Patrimonio de la Humanidad


Deja tu comentario