Comer en Alemania, pescados y quesos del norte

Pescado

La gastronomía de la zona norte alemana dista mucho de la imagen tópica que tenemos del país, ya que aquí la carne de cerdo desaparece para dejar paso a exquisitos y variados platos de pescado. El salmón, el carbonero, la solla o el rodaballo se convierten en los reyes de la mesa.

En general, se trata de platos más ligeros a los del resto de Alemania, no sólo por los ingredientes, sino también por las formas de cocción y preparación. Además, esta gastronomía ha sido potentemente desarrollada en los últimos años hasta el punto de que la guía gastronómica más prestigiosa del mundo, la guía Michelín, ha llegado a destacar numerosos restaurantes de la zona con sus famosas estrellas.

Uno de los preparados más típicos es el Rollmops, se trata únicamente de un piscolabis ideado para acompañar pequeñas comidas como el desayuno o la cena y consiste en filetes de arenque enrollados alrededor de pepinillos o de cebolla. Normalmente están marinados en vinagre y tienen un sabor realmente especial. En otras ocasiones, el marinado también va acompañado de salsa de tomate picante.

Frente a las aguas del Mar del Norte y cerca de las marismas del Mar Báltico, Alemania ha generado toda una red de restaurantes que, abiertos al mar, también ofrecen al comensal múltiples platos elaborados con mariscos que van desde las típicas sopas hasta las frescas ensaladas. También los cangrejos de mar, el bogavante o la pequeña gamba Krabben o Granat hacen su aparición ante el hambriento paladar de oriundos y foráneos.

Atravesada por largas arterias fluviales, Alemania también hace gala de numerosos platos elaborados a partir de pescados de agua dulce como la trucha, cuya máxima expresión se puede hallar entre la salvaje naturaleza de la Selva Negra, o la anguila.

Una curiosidad vinculada a estas especialidades de mar y río es que, muy frecuentemente, se encuentran conservadas en variadísimos salazones, escabeches o ahumados que permiten su larga conservación.

Mercado de quesos alemanes

Además, de las variedades de pescado, el norte de Alemania ha adquirido renombre internacional gracias a su gran cantidad de quesos. El Tilsiter o el Tollenser son ambos variedades procedentes del norte, quesos fuertes, de intenso regusto que, normalmente, se comen con cerveza amarga. Otra rica especialidad de esta zona es el Wilstermarsch, una especialidad más suave que se puede encontrar fácilmente de viaje por la ruta turística del queso que va de Schleswig a Holstein, en las costas del Már Báltico.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía alemana


Deja tu comentario