Berlín, una ciudad con historia

Berlin

La historia de Alemania es la historia de su capital, Berlín. Un país y una ciudad con grandes momentos de gloria y grandes momentos de tristeza, cuya historia se funde muchas veces en la misma línea de acontecimientos.

El origen de esta indeleble unión nace ya con la aparición de la ciudad de Berlín en el año 1307 tras la unión de dos asentamientos fundados en los albores del siglo XIII, llamados Cölln y Berlín. Ahora bien, no será hasta el 1871, cuando Berlín se convierta en la capital del Imperio Alemán con la coronación de Guillermo I como emperador de Alemania.

Anteriormente, la ciudad germánica ya había sufrido pestes, incendios y varias guerras, pero también grandes momentos de felicidad y crecimiento. Esta tónica se mantendrá durante toda su historia. Así, después de la primera guerra mundial y ya en tiempos de república, llegan los “Golden Twenties”, una época de frenética actividad cultural, en la que Berlín se convierte en un mar de tendencias avant-garde y en una de las principales capitales europeas junto con París y Viena. Todo ello a pesar de la crisis económica y las revueltas populares que asolaban la ciudad.

Berlín cuenta en su historia con una de las épocas más trágicas y oscuras de la historia mundial; el ascenso al poder de Hitler en 1933 y sus abominables y espeluznantes consecuencias. Y tras este capítulo surge otra etapa dura para Berlín, en la que queda brutalmente dividida en dos zonas, la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA). Las vidas de ambos sectores, de sus habitantes y de dos mundos, que nunca se concibieron separados, no se volverán a unificar hasta el 1989 con la caída del muro de Berlín.

Puerta de Brandenburgo

Todos sus visitantes recuerdan estos acontecimientos al recorrer sus calles y ver algunos de los tramos que todavía perduran del muro de Berlín. También al encontrarse frente a frente con la archiconocida puerta de Brandemburgo, al pasear por la plaza de Postdam o al llegar a la Alexanderplatz, plaza que se ubicada en el centro de la antigua RDA.

Por supuesto, la evocación del pasado, tanto en lo bueno como en lo malo, no es el único reclamo que cautela a quienes se deciden a visitar Berlín. También su variadísima oferta cultural, el enorme espacio museístico de la Isla del Museo, los múltiples edificios que se levantan elegantes a lo largo de la calle Unter den Linden, principal bulevar berlinés, o la iglesia Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, conocida comúnmente como la iglesia del recuerdo, son algunos de los miles de atractivos que hacen de Berlín un lugar de visita obligada.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Berlin


También te interesará...

Deja tu comentario